Función Cognitiva

Bienvenidos y bienvenidas de nuevo a una entrada sobre el entrenamiento con restricción del flujo sanguíneo o blood flow  restriction training (BFRT). Ya son siete las entradas realizadas sobre esta apasionante herramienta y espero que nunca deje de sorprenderte.

Has podido aprender en este blog una perspectiva muy local y específica sobre el BFRT, centrándonos en sus efectos a nivel de hipertrofia, recuperación y respuesta hormonal, entre otros temas.

Sin embargo, hoy te traigo algo muy diferente. Vamos a estudiar los efectos del BFRT a nivel cognitivo.

¿Porqué te interesa mejorar las funciones cognitivas?

Si trabajas con personas afectadas por alguna lesión en el sistema nervioso central, ya sean por un accidente cerebrovascular o por enfermedades degenerativas, como el Alzheimer, estarás acostumbrado a evaluar e intentar mejorar las funciones cognitivas. Mientras que, si tu campo de actuación es el alto rendimiento o las lesiones musculoesquléticas, tengo que informarte de la importancia que tiene este tipo de intervención.

Una función cognitiva es un conjunto de procesos mentales que nos permiten llevar a cabo una tarea cualquiera. Desde encestar una canasta hasta coger la taza del armario, todo es una consecución de tareas con más o menos dificultad. Hacen posible que nuestro cliente tenga un papel activo en los procesos de recepción, selección, transformación, almacenamiento, elaboración y recuperación de la información, permitiendo que se desenvuelva en el entorno que le rodea con la mayor eficacia y eficiencia posible.

Es fundamental el enfoque mecánico de un movimiento, pero no debemos de olvidar que siempre nos movemos con un objetivo claro. Por lo tanto, la mejora de las funciones cognitivas es imprescindibles en cualquier proceso de rehabilitación, readaptación y entrenamiento.

¿Cuáles son las funciones cognitivas más importantes?

No hay una escala de importancia para las funciones cognitivas, pues su valor dependerá de las necesidades de la tarea a realizar y del entorno que rodea a la persona.

Con el fin de que te puedas crear una imagen clara, algunas de las funciones más importantes serían:

  • Atención: proceso de dirección de nuestros recursos mentales sobre algunos aspectos del medio o sobre la ejecución de una determinada acción.
  • Orientación: nos permite ser conscientes de nosotros mismos y del contexto en el que nos encontramos en un momento determinado.
  • Gnosias: capacidad de reconocer información previamente aprendida.
  • Memoria: capacidad de codificar, almacenar y recuperar de manera efectiva información aprendida o un suceso vivido
  • Praxias: habilidades motoras adquiridas.
  • Funciones Ejecutivas: actividades mentales complejas, necesarias para planificar, organizar, guiar, revisar, regularizar y evaluar el comportamiento necesario para adaptarse eficazmente al entorno y para alcanzar metas.
  • Lenguaje: procesos de simbolización relativos a la codificación y decodificación.
  • Cognición social: procesos cognitivos y emocionales mediante los cuales interpretamos, analizamos, recordamos y empleamos la información sobre el mundo social.
  • Habilidades visoespaciales: capacidad para representar, analizar y manipular objetos mentalmente.

¿Porqué se ha estudiado el BFRT en relación con la función cognitiva?

Con el proceso natural del envejecimiento se produce una depleción de la capacidad física, acompañada de una disminución de las funciones cognitivas. El entrenamiento de fuerza es una herramienta útil en la prevención de caídas, mejora de la capacidad funcional y de muchos más marcadores de salud. (1-3). El estado cognitivo también se ha estudiado con personas mayores y con aquellas que han sufrido algún daño adquirido, mostrando grandes resultados. (4,5)

Pero además del propio proceso de envejecimiento, es muy común la presencia paralela de patologías musculoesqueléticas u otras entidades que imposibiliten la aplicación del entrenamiento convencional (cargas superiores al 60-70% RM). Es en ese caso donde el BFRT está altamente indicado, pues ha mostrado grandes mejoras en niveles de fuerza y masa muscular en diferentes poblaciones (6,7).

Si los efectos a nivel local (fuerza, hipertrofia, marcadores óseos…) son tan prometedores con el BFRT, la adición de efectos beneficiosos en la función cognitiva sería de gran aportación en el uso de esta herramienta.

¿Cuáles son sus efectos?

La única revisión llevada a cabo hasta la fecha sobre esta temática es de Törpel y colaboradores (2018) (8).  En esta review se incluyen las hipótesis mejor posicionadas de los posibles efectos en la función cognitiva con la aplicación del BFRT (Figura 1).

A nivel celular y molecular, se ha observado un incremento en la producción de factores neurofisiológicos positivos como el IGF-1, VEGF y la hormona del crecimiento. Además, el aumento en la concentración de lactato y del HIF-1 hace pensar en el efecto neuroprotector que podría tener el BFRT sobre la función cognitiva.

A nivel funcional y estructural se ha examinado la respuesta cerebral con pruebas de neuroimágen tras la aplicación del BFRT. Aunque son pocos los estudios incluidos, se ha demostrado:

  • Aumento de la excitabilidad cortical
  • Mayores niveles de hemoglobina oxigenada en áreas motoras de la corteza.
  • Disminución de niveles de hemoglobina desoxigenada en áreas de la corteza prefrontal.

Hallazgos similares se han correlacionado con mejoras en el rendimiento cognitivo a través de diferentes pruebas o test. A pesar de ello, ninguno lo ha analizado con BFRT.

Imagen 1: Efectos del BFRt en la mejora de la Función Cognitiva

Resumen

Las funciones cognitivas son vitales en cualquier proceso de rehabilitación, readaptación y entrenamiento, pues su resultado definirá la eficacia y eficiencia en la consecución de cualquier tarea motora (lanzamiento a canasta, coger una taza en un armario…). El entrenamiento de fuerza (convencional) ayuda a mejorar o mantener el rendimiento físico y cognitivo, pero no siempre se puede aplicar debido a las altas demandas mecánicas. En este tipo de situaciones, el BFRT es una herramienta que puede ayudarnos a mejorar ambos aspectos.

Bibliografía

  1. Shaw, B.S.; Shaw, I.; Brown, G.A. Resistance exercise is medicine: Strength training in health promotion and rehabilitation. Int. J. Ther. Rehabilit. 2015, 22, 385–389.
  2. Winett, R.A.; Carpinelli, R.N. Potential health-related benefits of resistance training. Prev. Med. 2001, 33, 503–513.
  3. Westcott, W.L. Resistance training is medicine: Effects of strength training on health. Curr. Sports Med. Rep. 2012, 11, 209–216.
  4. Stillman, C.M.; Cohen, J.; Lehman, M.E.; Erickson, K.I. Mediators of physical activity on neurocognitive function: A review at multiple levels of analysis. Front. Hum. Neurosci. 2016, 10, 626.
  5. Barha, C.K.; Galea, L.A.; Nagamatsu, L.S.; Erickson, K.I.; Liu-Ambrose, T. Personalising exercise recommendations for brain health: Considerations and future directions. Br. J. Sports Med. 2017, 51, 636–639.
  6. Scott,B.R.;Loenneke,J.P.;Slattery,K.M.;Dascombe,B.J.Exercisewithbloodflowrestriction:Anupdated evidence-based approach for enhanced muscular development. Sports Med. 2015, 45, 313–325.
  7. deCastro,F.M.P.;Aquino,R.;Berti,J.A.;Gonçalves,L.G.C.;Puggina,E.F.Strengthtrainingwithvascular occlusion: A review of possible adaptive mechanisms. Hum. Mov. 2017, 18, 1974.
  8. Törpel A, Herold F, Hamacher D, Mueller N, Schega L. Strengthening the Brain—Is Resistance Training with Blood Flow Restriction an Effective Strategy for Cognitive Improvement? Vol. 7, Journal of Clinical Medicine. 2018. 377 p.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s