Entrenamiento Excéntrico

Efectos neurales del entrenamiento excéntrico

Bienvenidos/as a una nueva entrada en el blog de Healthy-Move. Hoy te invito a conocer los efectos neurales del entrenamiento excéntrico y cómo este entrenamiento te ayudará a alcanzar tu máximo potencial en la rehabilitación y readaptación de lesiones.

¿Qué determina la fuerza al realizar un ejercicio?

El entrenamiento con resistencia, también conocido como «entrenamiento de fuerza», es uno de los medios de los que disponen los fisioterapeutas y readaptadores para mejorar la salud de los pacientes. 

Los factores que modulan la capacidad de producir fuerza son numerosos, pero podrían agruparse en 3:

  • Factores estructurales: distribución y predominancia de tipos de fibra muscular, sección transversal y ángulo de peneación, etc. 
  • Factores psicosociales: gestión emocional, motivación, estrés y los cambios relacionados con el aprendizaje (ej. experiencia previa, expectativas…). 
  • Factores neurales: adaptaciones funcionales desde la corteza motora a la placa motora.

Todos los factores mencionados anteriormente están interrelacionados entre sí. Sin embargo, si centramos la atención en el último grupo (neurales) debemos de atender a los cambios que se producen a lo largo de toda la red que conforma a nuestro sistema nervioso. Para facilitar la comprensión de cómo se distribuye este sistema a lo largo del cuerpo, siempre pongo de ejemplo a la instalación eléctrica de una casa:

  • El cuadro eléctrico desde donde se controla la entrada y salida de electricidad es el sistema nervioso central, que incluye al encéfalo y la médula. 
  • El cableado que lleva la electricidad a todas las partes de la casa es el sistema nervioso periférico (nervios periféricos y pares craneales).
  • En último lugar tendríamos los diferentes aparatos electrónicos que necesitan de la electricidad para funcionar, que si nos referimos a la musculatura, tendríamos que hablar de la unión neuromuscular. 

¿Cuáles son los efectos neurales o sobre el sistema nervioso con el entrenamiento (ejercicio con resistencia)?

Lo primero que debemos saber es que parte de los efectos del entrenamiento de fuerza sobre el funcionamiento del sistema nervioso parecen depender del tipo de entrenamiento. Los resultados del entrenamiento de fuerza o con resistencia parecen diferir de los efectos del ejercicio aeróbico o cardiovascular, como bien exponen Jose Luis Trejo y Coral Sanfeliu en su libro.

En relación al entrenamiento de fuerza,  Aagard y colaboradores han observado incrementos en la respuesta de  V-Wave y H-reflex  tras el entrenamiento de fuerza, mostrando una mejora de la conducción neural en la vías corticoespinales y en la excitabilidad de la motoneuronas. 

Estudios posteriores han mostrado cambios significativos en otros parámetros como en el ratio de descarga de la unidad motora (MUFR), velocidad de conducción a la fibra muscular y el ratio de desarrollo de la fuerza (RFD) (enlace artículo). Todas estas adaptaciones son susceptibles de promover mejoras en la producción de fuerza. 

¿Qué efectos específicos provoca el entrenamiento excéntrico?

El estudio específico de las ventajas neurales tras el entrenamiento excéntrico viene dado por las características únicas de la contracción excéntrica. Este tipo de contracción ha demostrado ser capaz de producir más fuerza con un menor gasto energético (enlace entrada).

Por seguir algún orden a la hora de conocer los efectos neurales con el entrenamiento excéntrico, seguiremos un orden descendente o craneo-caudal.

Efectos sobre el sistema nervioso central tras el entrenamiento excéntrico

Las técnicas que se han utilizado para medir si el entrenamiento excéntrico provoca adaptaciones corticales diferentes al concéntrico y al isométrico han sido fundamentalmente: electroencefalografía, resonancia magnética funcional y la estimulación transcraneal magnética (transcraneal magnetic stimulation o TMS).

Con la TMS, las variables que más se utilizan son los potenciales motorores evocados (MEPs) y la máxima contracción voluntaria (MVC). De hecho, es la relación entre estas 2 variables las que nos indican si se produce una mayor excitación de la corteza motora, o por si lo contrario, se produce una inhibición. La mayoría de los estudios unen la actividad cortical junto con la actividad medular o espinal, debido a que la médula no es únicamente una carretera por la que sube la información hacia los centros superiores o bajan las respuestas hacia los órganos diana, como por ejemplo el músculo.

A nivel medular, la técnica que se utilizar para ver su relación con el control neural es la provocación del Reflejo de Hoffman (H-Reflex). H-Reflex es un reflejo inducido eléctricamente, siendo análogo  al inducido de forma mecánica mediante el estiramiento. Al evitar la interacción del uso muscular, H-Reflex sirve como una herramienta válida en la evaluación de la modulación del reflejo monosináptico espinal. H-Reflex tiene tanto una porción aferente, que viaja hasta la motoneurona alfa, devolviendo una respuesta (porción eferente) que provoca la respuesta muscular. Además, la respuesta motora provocada por la propia estimulación nerviosa se denomina M-wave.

Nivel cerebral

Lo que se ha observado en los estudios es que la excitabilidad cortical aumenta en extensión e intensidad durante las acciones excéntricas. También se ha reportado una menor activación voluntaria, aunque parece ser dependiente del grupo muscular. 

Nivel medular

Aumenta la inhibición espinal durante las acciones excéntricas, postulándose como un mecanismo primario en la reducción de la actividad motora durante este tipo de contracción.

Efectos sobre el sistema nerviosos periférico tras el entrenamiento excéntrico

Cuando realizas una búsqueda bibliográfica puedes pecar de específico, y que la temática que busques no tenga ni un solo artículo. Esta situación es la acontecida con los efectos sobre el sistema nervioso periférico , pues no he encontrado ningún artículo que relaciones variables funcionales (ej. velocidad de  conducción neural) y el entrenamiento excéntrico

Si, por el contrario, has encontrado algún artículo o libro en este aspecto, estaré encantado de leer tu comentario. Recuerda que este blog está destinado a compartir conocimiento sobre las ciencias de la salud y el ejercicio físico. 

Aún nos queda por revisar el último nivel de adaptaciones y terminar con una serie de aplicaciones prácticas para que os llevéis en vuestro día a día.

Efectos sobre la unión neuromuscular tras el entrenamiento excéntrico

Durante las acciones excéntricas de máxima intensidad se ha observado una menor amplitud de electromiográfica, siendo más evidente en individuos no entrenados. Sin embargo, los valores de la máxima contracción voluntaria tras la intervención se mantuvieron constantes.

Por otro lado, también se ha estudio qué ocurre con el ratio de disparo (firing rates). Este se define como el número de potenciales motorores que una motoneurona es capaz de producir en un tiempo determinado. Si queremos entender mejor este concepto, imaginemos el salón y la bombilla de nuestra casa. El ratio de disparo sería el número de veces que enciendo la bombilla en un tiempo determinado. Los estudios muestran un menor ratio de disparo, aunque hay variaciones según la muestra utilizada.

Por último, en relación al reclutamiento de motoneuronas parece que también varía en la contracción excéntrica respecto a la concéntrico e isométrica. Los estudios sugieren un “reclutamiento selectivo” de unidades motoras de alto umbral, siendo menor que en las acciones concéntricas. Estos resultados apoyan la hipótesis de que  durante el entrenamiento excéntrico se produce la misma o mayor cantidad de fuerza, pero con menor activación muscular.

¿Cuándo aplicar el entrenamiento excéntrico en fisioterapia y readaptación?

Debido a sus efectos a nivel cortical, podemos utilizar la contracción excéntrica en clientes con déficits de somatosensoriales, es decir, que no existe una buena representación del grupo muscular implicado a nivel cortical. Un ejemplo sería las personas que han sufrido la rotura del ligamento cruzado anterior o cualquier persona que haya pasado por un periodo de inmovilización prolongado. 

En el plano nervioso periférico, no hay evidencia que demuestre sus beneficios, pero es necesario producir una adaptación a cualquier tipo de carga por parte del nervio periférico. Si entrenamos con sobrecarga excéntrica y hacemos tolerante a esta estructura, nos aseguramos que en sus actividades de la vida diaria no vaya a sufrir ningún daño.

Por último, en la búsqueda de la eficiencia energética (menor gasto energético con una misma producción de fuerza) vemos como el entrenamiento de excéntrico puede ser una gran opción. 

Suscríbete y recibe GRATIS 5 infografías sobre DOLOR

dolor infografías
dolor infografias

Suscríbete y entérate de los últimos avances en el campo de la fisioterapia, el ejercicio y la salud. Además podrás descargarte GRATIS las 5 infografías que he preparado para ti.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.