Dolor

El dolor no es nada nuevo, lleva con nosotros desde los albores de la humanidad. Su naturaleza compleja ha atraído a investigadores y profesionales de diferentes ramas a intentar dilucidar por qué se produce y cómo se produce. Hoy os invito a conocer una nueva perspectiva del dolor.

¿Por qué siento dolor?

Esta es, sin duda alguna, una de las preguntas que más se ha repetido en consulta por los pacientes. Como profesionales de la salud, nuestra relación con el dolor es muy muy estrecha, pues este es el motivo de consulta más prevalente en consultas de fisioterapia y centros de readaptación deportiva.

Para poder comprender un fenómeno, desde la ciencia se suele ser empezar por definirlo. A lo largo de los años se han acumulado miles de definiciones del dolor, variando en gran medida por el contexto histórico y cultural del momento. Sin embargo, es muy curioso que aún hoy, cuando se pregunta a los profesionales sobre qué es el dolor, se cierne cierta duda sobre la respuesta. 

Cómo es posible que nos cueste definir algo que hemos sufrido en primera persona, y que además, intentamos ayudar a las personas que lo experimentan. Hoy me lanzo a darte mi definición. 

...Conocer qué es el dolor, nos permite poder ayudar a las personas sufren...

El dolor es una experiencia compleja y completamente individual, cuyo objetivo es proteger una determinada zona corporal que ha sido, está siendo o será amenazada.

Daniel Varela

Dolor y Daño (lesiones)

Dentro de la definición de dolor que acabo de dar, lo más importante es entender que el dolor emerge como una respuesta de protección frente a una amenaza.

A nivel evolutivo, parece obvio pensar que una lesión (ej. fractura de un hueso) pondría en serio compromiso la capacidad de la persona de sobrevivir (amenaza). 

Si el tejido ha disminuido su capacidad de tolerar la carga, se necesita proteger dicha zona, puesto que de lo contrario, si se mantuviese el mismo nivel de actividad con la fractura se podría agravar (mayor riesgo, mayor amenaza).

La complejidad y efectividad del dolor como respuesta de protección vienen dadas por sus dimensiones. Conocer sus dimensiones, nos permite saber cuando el dolor manteniéndomelo o no dicho carácter protector.

Aplicación del Entrenamiento Oclusivo para la disminución del dolor de rodilla.

Dimensiones del Dolor

Sensitiva-Discriminativa

Informa sobre qué área corporal puede estar amenazada (atención) y caracteriza el entorno.

Afectiva-Emocional

Asocia una experiencia desagradeble con el objetivo de evitar una nueva exposición (aprendizaje)

Cognitivo-Conductual

Evalúa la magnitud y transcendencia de la amenaza para responder ante la misma (estrategias de protección)

Estas dimensiones no son divisibles ni separables, pues se influirían entre ellas. Un ejemplo ilustrativo sería intentar separar tres trozos de plastilina de colores diferentes que se han mezclado.

Además, la complejidad de esta respuesta de protección (dolor) no deja de aumentar, puesto que suele presentarse de forma paralela con otras estrategias «pro-supervivencia»: alteración del control motor, inflamación, miedo y evitación, estrés, etc

¿Cuándo el dolor se convierte en un problema?

Siempre que el dolor pierda su carácter protector supone un problema. Esto ocurre de manera principal en dos situaciones, que pueden darse de forma separa o a la vez:  el dolor es un problema si  persiste en el tiempo y/o si no se corresponde con la magnitud de la amenaza. Pongamos como ejemplo del dolor de espalda crónico. 

El dolor de espalda crónico está dentro de las principales causas de discapacidad a nivel mundial (GBD 2016, DALYs and HALE Collaborators). Aunque se ha intentado relacionar su origen con alguna alteración de los tejidos o del funcionamiento de los mismos, la evidencia científica deja claro que no existe una asociación entre dolor y daño. Esta afirmación se apoya en los hallazgos de imagen en personas asintomáticas o ineficacia de la cirugía comparada con la simulación de la misma (cirugía placebo).

Pero, ¿por qué puede mantenerse el dolor crónico de espalda?

Para poder responder, debemos de reevaluar la situación: «si el dolor depende de la amenaza, cuando este persiste se debería a que nuestra sistema interpreta que dicha a amenaza también lo hace».Como he propuesto en el apartado anterior, «si no hay relación con un daño estructural, se debería a que la amenaza no está en relación al estado tisular en sí»

Este tipo de razonamiento, ha guiado a algunos investigadores pensar que la amenaza no está determinada sólo por variables biológicas, sino también por variables psicológicas, sociales, históricas, culturales… Es aquí cuando el dolor empieza a concebirse como una experiencia completamente individual dentro de modelo biopsicosocial de salud (Roger B et al, 2017).

¿Existen diferencias entre dolor agudo y crónico?

Lo único que diferencia al dolor agudo del crónico es la variable tiempo. Seguro que todos/as pensaréis ahora en un tono sarcástico: «¡Genial Dani! ¡Eres un genio!».

Dejad que me explique, y entenderéis mi respuesta. El tiempo es, quizás, una de las variable que más peso tiene en como el conjunto de nuestros sistemas de adapta. Todos los determinantes de la salud  de la persona se modifican cuando la persona tiene dolor. Muy probablemente, cuanto más tiempo transcurra, mayor la magnitud y/o la escala en la cual podemos observar los cambios (modelo biopsicosocial dinámico).

El punto fundamental está en tener en modificar nuestra perspectiva sobre dichos cambios. No debemos de ver dichos cambios como algo negativo, todo lo contrario.

El ejemplo más claro son los procesos de sensibilización central y/o periférica. Estos cambios son fruto de la intención de nuestros sistemas de adaptarse para intentar mejorar la relación con nuestro entorno. 

Desde el punto de vista de la investigación esto se puede corroborar, por eso os voy a dejar una presentación que hice para mis compañeros de Portugal hablando sobre  ello. 

¿Quieres saber más? Aquí está toda la información sobre el dolor y su tratamiento

En la categoría de dolor del blog tendrás acceso a muchísimo más contenido que podrás trasladar a tu día a día laboral, siempre de forma gratuita y basada en la evidencia científica. Por ello, está dirigido a profesionales (fisioterapeutas, entrenadores, médicos…) que trabajen con personas con dolor, dentro de sus respectivos campos.

¡No olvides seguirme en redes sociales para estar actualizado/a!

Suscríbete y recibe GRATIS 5 infografías sobre DOLOR

dolor infografías
dolor infografias

Suscríbete y entérate de los últimos avances en el campo de la fisioterapia, el ejercicio y la salud. Además podrás descargarte GRATIS las 5 infografías que he preparado para ti.