Aprende cómo el entrenamiento oclusivo o con restricción del flujo sanguíneo puede mejorar la recuperación tras la lesión del ligamento cruzado anterior de la rodilla.
ENTRENAMIENTO OCLUSIVO

Entrenamiento oclusivo en la rehabilitación del LCA

Bienvenidos/as a una nueva entrada en el blog de Healthy-Move. Hoy veremos cómo el entrenamiento oclusivo o blood flow restriction training (BFRT) es una herramienta fundamental en la rehabilitación de los pacientes que han sufrido una lesión del ligamento cruzado anterior de la rodilla (LCA).

¿Por qué usar el entrenamiento oclusivo en rehabilitación?

El Colegio Americano de Medicina del Deporte (American College of Sport Medicine) defiende que para producir adaptaciones positivas con el entrenamiento de fuerza se necesitan de cargas superiores al 70% de la repetición máxima (RM). Sin embargo, en el ámbito de la rehabilitación de lesiones y del tratamiento del dolor, es muy improbable que encontremos pacientes que toleren altas intensidades de carga en el entrenamiento.

Para poder comprender la limitación que puede suponer el trabajo con cargas altas durante la recuperación de una determinada lesión, debemos de trasladarnos hacia el campo de la prevención de las mismas.  La siguiente figura pertenece a un artículo de opinión de Verhagen y Gabbett (2018) y representa la relación existente entre la carga y la capacidad de adaptación y respuesta de los tejidos (tolerancia). 

De manera teórica, si la lesión se produce como consecuencia de un desequilibrio entre la carga y la tolerancia por parte de un determinado tejido, si dicha carga nunca llega a superar la capacidad del tejido de responder (tolerancia) no se produciría ninguna lesión. Esto llevó al propio Tim Gabbett a escribir un artículo muy interesante sobre la posibilidad de crear a un atleta indestructible (Unbreakable Athelete). 

Sin embargo, la realidad en la prevención de lesiones es otra muy diferente. Es imposible controlar al 100% la relación entre carga y tolerancia en un deportista debido a la incertidumbre alrededor de muchas de las variables influyentes. Por ello, muchos autores a promueven un enfoque de estudio alejado de asociaciones causales que no reflejan la realidad, por uno más cercano a la naturaleza complejidad de la prevención de lesiones.

¿Qué podemos hacer si no es posible prevenir la lesión del LCA?

A pesar de no poder prevenir las lesiones, sí que podemos promover una recuperación más temprana y eficiente de las personas que las sufren. 

Tras cualquier tipo de lesión, la capacidad de los tejidos de adaptarse a la carga se verá disminuida. El primer paso en la recuperación es aplicar una carga que no supere el nuevo límite de tolerancia y que promueva adaptaciones positivas. 

Una de las características principales del entrenamiento oclusivo es la utilización de porcentajes de carga muy bajos, normalmente situados entre el 20-40% RM. Con lo cual, en situaciones donde la tolerancia a la carga es limitada, el entrenamiento oclusivo puede ser la herramienta más óptima para promover la recuperación. 

Efectos del entrenamiento oclusivo en la rehabilitación de lesiones

Los efectos que más se han reportado por parte de la literatura científica durante la aplicación del entrenamiento oclusivo están en relación a la mejora de la fuerza e hipertrofia, así como en la disminución del dolor. Todo ello, sumado a la posibilidad de aplicar cargas bajas, han llevado al entrenamiento oclusivo todo un referente en el campo de la fisioterapia y readaptación de lesiones. 

Estudio científico sobre la rehabilitación con entrenamiento oclusivo tras la lesión del LCA

Uno de los últimos estudios que se han llevado a cabo, y que ha motivado la creación de este post, es el llevado a cabo por Luke Hughes y colaboradores (2019) sobre los efectos del entrenamiento oclusivo en la rehabilitación tras la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla (LCA). En este ensayo clínico, aleatorizado y controlado, se comparó la efectividad del entrenamiento oclusivo (baja carga; 30% RM) con el entrenamiento convencional (carga alta; 70% RM) durante 8 semanas.

Variables que se usaron en la comparación entre ambas intervenciones y resultados

Los resultados mostraron que la fuerza medida a través del test de dinámico (10 RM en prensa unilateral) aumentó significativamente en la extremidad lesionada y la extremidad no lesionada con oclusión  y con el entrenamiento convencional. 

Se observaron aumentos significativos y comparables en el grosor muscular  y el ángulo de penetración  con oclusión y con el entrenamiento de cargas altas, respectivamente, sin diferencias entre grupos. No se observaron cambios significativos en la longitud del fascículo. 

También se encontraron aumentos significativos y clínicamente importantes en varias medidas de la función percibida, rendimiento del equilibrio con el Y-test , ROM  y reducciones en el dolor de la articulación de la rodilla  e inflamación  con oclusión en comparación con entrenamiento convencional, respectivamente.

¿Cambiarían los efectos del entrenamiento oclusivo si los pacientes no son intervenidos quirúrgicamente del LCA?

 Si comparamos qué ocurre con los niveles de  fuerza entre pierna lesionada y no lesionada en el periodo previo y posterior a la cirugía, veremos una caída dramática. Es cierto que tras la intervención con entrenamiento oclusivo se mejoran los niveles de fuerza, pero qué pasaría si el paciente no hubiese sido intervenido. ¿Acaso su mejora no podría haber sido más significativa?

Al fijarnos en la pierna no operada, los niveles de fuerza no disminuyen de la misma manera que en la intervenida. Quizás el proceso de inmovilización posterior a la cirugía pueda estar detrás de estos hallazgos. En esta página te cuento más sobre cómo la inmovilización influye en la rehabilitación de las lesiones. 

Para poder obtener una respuesta más fiable, deberíamos de plantearnos seriamente la posibilidad de realizar estudios donde se utilice como grupo control el manejo conservador (sin operación) de pacientes que han sufrido la lesión del LCA, o incluso la simulación de la misma (cirugía placebo), permitiéndonos comparar la efectividad de dicha intervención.

Conclusiones sobre la aplicación del entrenamiento oclusivo en la rehabilitación tras la lesión del LCA

El bajo perfil de carga del entrenamiento oclusivo lo convierte en una  herramienta muy interesante en la rehabilitación tras cualquier lesión.

Sus efectos sobre la hipertrofia muscular, la fuerza y  el dolor en el manejo post-operatorio temprano, evitando así el desacondicionamiento.

Futuras investigaciones con pacientes intervenidos y no intervenidos serán necesarios para tener una mejor comparativa. 

Suscríbete y recibe GRATIS 5 infografías sobre DOLOR

dolor infografías
dolor infografias

Suscríbete y entérate de los últimos avances en el campo de la fisioterapia, el ejercicio y la salud. Además podrás descargarte GRATIS las 5 infografías que he preparado para ti.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *